Featured

First blog post

This is the post excerpt.

Advertisements

This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

post

Destinado a tus ojos…

No sabría decir con exactitud cuando te extrañaba más; si cuando estabas presente y no te percatabas del amor que te profesaba o ausente mientras clamaba tu amor a la distacia.
Quizás nuestra historia quedó en un punto y final, pero créeme que en mi corazón los días seguirán contando.
Cómo evitar enamorarme de esos ojos miel, de ese cabello con sensación a satén
con esa sonrisa de dientes perfectos que alegraba mis días cual rayo brillante y penetrante de sol.
Tus manos, que en un momento creí que habían sido hechas para encajar con las mías ahora toman otras.
Tus brazos que rodeaban perfectamente mi cuerpo ahora rodean a otro.
Tus besos que estaban destinados a encontrar mis labios ahora prefieren besar a otros… Pero está bien, en este punto ya he aprendido a lidiar con ello. Con el sentimiento de que estás de manera intermitente, de forma efímera… Y no hay problema porque de esa manera al menos mi corazón se alegra en los cortos periodos de tiempo en los que me abrazas o en los que me besas.
Quizás soy la única prisionera del dolor, aquella que se engaña al buscar en otros brazos la calidez que los tuyos poseen, buscando en otros ojos el brillo que los tuyos delataban al mirarme. Pero me engaño y tu sabes que lo hago, no hay nada mas doloroso que abrir los ojos y no tenerte, saber que no poseo tu cuerpo ni tu alma, y que a ti ya te tiene sin cuidado ser dueño de la mía.
Y así estoy, acostumbrándome al hecho de que ya mis días no serán buenos porque ya no deseas que sean así… Viendo pasar cada fecha especial y recordando lo muy feliz que pasaba aquellos días a tu lado.
Tienes razón… no te supe apreciar.
Muchos dicen no saber lo que tienen hasta que lo pierden, pero yo si lo sabía. Sabía que tenía un amor estable, duradero y especial, simplemente me tomé el lujo de perderlo para buscar diversión, amores cortos, pasiones sin sentimientos
y cabezas vacías carentes de tus pensamientos.
De amor nadie muere, dicen, pero yo me siento morir cada día más sin el tuyo.
Durmiendo, pensándote y soñando con tus ojos.
Es un martirio, he de aceptar que jamas imaginé ser yo la que me arrepentiría;
mucho menos luego de que hubieses jugado conmigo y traicionando el amor que te profesé, las noches que te lloré por no ser capaz de retenerte a mi lado.
Quizás mis brazos para ti no fueron suficiente, mi cuerpo no logró calmar tus ansias y llenarte de amor fue un acto banal para ti. Pero tranquilo, no hay de que sentirse mal, al fin y al cabo mi alma y mi mente están donde deberían estar
Quizás mi corazón no es el mas feliz y pleno pero late cada día para darme vida, para hacerme caminar y seguir viviendo lejos de ti. Lejos de tus manos y tu amor incompleto e insensible.
Está bien sentirme incompleta, ya que de esta manera solo lograré complementarme conmigo misma, con mi alma pidiendo atención.
Y esta bien porque así es y así  debería ser para todos aquellos mortales que sufren, justo ahora por un amor tan egoísta como el mío.

Y a los que no han terminado su amor efímero y es igual de tóxico permítanme decirles de un escritor anónimo a un lector fantasma que:

Han tocado fondo y ahora solo les toca subir, levantarse y renacer cual fénix.
Porque así es la vida, y así debemos enfrentarla.
Esta bien temer, todos tenemos miedo alguna vez. Pero siempre debes seguir adelante y mirar al miedo a los ojos que a pesar de que sientas que es así, no acabará con tu vida.
Levántate y comienza a vivir de una vez.
Es tu momento de brillar por luz propia.

  • Att. Ideasliberales.

Escrito hace mucho tiempo por una versión muy distinta de mi.pexels-photo-691919.jpeg

Valentía inmoral.

Y si ha de ser, seamos; pero si hemos de perder, perdamos. Agotar toda una existencia viviendo con el miedo de fracasar suena a la excusa mas absurda del mundo, todo consiste en arriesgarse, en dar un salto de fe. Puede que te despojen de lo que era tuyo, pero también puede que lo tomen y se convierta en una gran oportunidad.

Como una opinión muy personal considero que esta reflexión encaja en cada situación por la que transcurras; en cada ámbito pequeño o grande de una vida. Envuelve desde el amor hasta el desempeño laboral, eso está comprobado, que el que no arriesga, pues no gana, pero vale es más fácil decirlo que hacerlo, sirve como un gran consejo cuando no eres tú el dueño de los zapatos.
Aunque sea cierto eso de que debes confiar en el destino, aún así aterra pensar que puedes ser uno de los que pierden, porque no sólo involucra perder aquello que echaron a la suerte, involucra también el perder la confianza, la fe, las ganas de volverlo a intentar; y esas cosas son las más complicadas de recuperar.
Como yo, que te perdí a ti, en ese punto de mi vida en el que estaba contra la espada y la pared, como diría aquel que no tenía otra opción. Y pues eché a la suerte tu disposición a mi, y lo cierto es que te perdí y desde ese momento puedo decir que no fue la suerte la que me alejó de ti, sino yo. Ahora soy capaz de reconocerlo, no fue un simple instante en el que no tenia opción (que si la tuve), fui una cobarde y te eché a la suerte, y así como me arriesgué a tentarla, me arriesgué a perderte. Viviendo como ahora, apreciándote de lejos, sabiendo que te tendría a mi lado si nunca hubiese escuchado esa estúpida reflexión.